Inicio / No prenda la tele / 2003, la pretensión de organizarnos

2003, la pretensión de organizarnos

En este año se pretendió materializar uno de los objetivos de la campaña: la asociación o liga de televidentes. En 2003 se invitó a participar a la organización no gubernamental Planeta Paz, con quienes se trabajó y se compartieron experiencias con las que el enriquecimiento fue mutuo.

El evento de presentación de la Asociación de Usuarios de Medios de Información y Comunicación, Asumir, se realizó por supuesto el 23 de octubre en uno de los auditorios de la Universidad Javeriana y contó con la presencia de los investigadores María Teresa Herrán, Omar Rincón y, por parte de la Comisión Nacional de Televisión, CNTV, Jaime Niño Diez, quienes actuaron como ponentes. También asistieron estudiantes, docentes, líderes comunitarios, padres y madres de familia.

Días siguientes al 23 de octubre, nos dimos a la tarea de reunirnos en la sede de Comunicar en la que, conjuntamente con los amigos de Planeta Paz, convocábamos a ciudadanos, docentes, estudiantes, líderes, a participar y generar discusión en lo referente a la conformación de la Asociación o de Usuarios de Información y Comunicación, Asumir.

En las primeras reuniones, realizadas entre semana y los sábados, se percibieron dos tendencias: una, que proponía la creación de una red, un ente totalmente horizontal en la que cupiéramos personas naturales y jurídicas, con el común denominador de dialogar con los medios masivos de comunicación, ser propositivos y generar y ampliar los espacios de discusión de la ciudadanía en torno al tema.

Hubo otra, la que finalmente fue aprobada por la mayoría, que implicaba la creación de una personería jurídica, Asumir, con el respectivo órgano directivo, y cuya presidencia estuvo a cago de Carlos Alberto Jiménez H., codirector de la Corporación Comunicar y la Secretaría de Olga Beatriz Gutiérrez, de Planeta Paz.

Dificultades en la conformación jurídica de la Asociación, los excesivos trámites para iniciar legalmente, la baja participación de los distintos ciudadanos en las posteriores reuniones fue dilatando un poco los ánimos iniciales. La idea de la Corporación Comunicar y de Planeta Paz, de trabajar muy de la mano de líderes, ciudadanos, trabajadores de la cultura y de la comunicación, no se concretó.

Valió la pena el esfuerzo pero no fue suficiente. Las dinámicas de las reuniones apuntaron a que éstas fueran prolongadas y, a veces, extensas, lo que en últimas incidió en una baja gradual en la participación ciudadana. Quisimos, en las reuniones, no sólo proponer la viabilidad jurídica de Asumir; también tuvimos talleres de lectura crítica de medios, debates respecto a los medios, la construcción de nuestro concepto de comunicación, tentativas acciones y proyectos a llevar a cabo que saturaron a los conciudadanos y que al mismo equipo organizador también agotó.

Este mismo año, del 29 de abril al 3 de mayo, se había llevado a cabo durante la Feria del Libro en Corferias un programa de Comunicación y globalización, espacio de reflexión crítica sobre medios y comunicación, al que convocamos colectivamente Le Monde Diplomatique, Alfavisual, Desde abajo, Multimedios y medio, Planetaq Paz y la Corporación Comunicar. En este espacio se tuvo la oportunidad de compartir ideas y propuestas varias en torno a los medios en tiempos de globalización, a partir de debates, paneles y foros, en los que participaron como ponentes periodistas e investigadores de la Universidad Nacional, de La Sabana, de la Javeriana, de la Manuela Beltrán, entre otras.

Uno de estos espacios de reflexión fue En tele de juicio, lo bueno, lo vano y lo feo de la televisión. Este juicio, moderado por un juez (personificado por el teatrero Alfredo Esper), tuvo un defensor representado por Omar Rincón, crítico de televisión; una fiscal en la persona de Florence Thomas, investigadora; testigos como Germán Yances, periodista e investigador de medios; Arturo Guerrero, escritor, y la participación de ciudadanos que, con la sustentación de estos conocedores de los medios y del país para argumentar su palabra, fueron asumiendo partido y sustentando su criterio.

Esta propuesta fue puesta en escena al año siguiente en el Chorro de Quevedo.

Acerca de admin

Compruebe también

2008, herramientas para un control social a los medios

El objetivo central en el año 2008 fue editar el libro No a la tele, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *